Back to contents

Combinaciones de tratamiento anti-VIH y sus efectos secundarios

¿Inicias el tratamiento por primera vez?

Los médicos especializados en VIH cuentan con unas directrices que orientan sobre el uso de fármacos antirretrovirales. Los fármacos que se proponen en esas directrices son los más eficaces y seguros de los que se dispone para tratar la infección.

Los fármacos recomendados para los pacientes que inician un tratamiento anti-VIH por primera vez suelen tener pocos efectos secundarios. Resulta muy conveniente saber que no provocan unos efectos tan graves como los que causaban algunos de los antiguos fármacos antirretrovirales. Actualmente, estos fármacos no se emplean excepto en contadas ocasiones, ya que existen otras opciones disponibles que son más seguras y, con frecuencia, más fáciles de tomar.

Considerando el reducido número de personas que hoy en día tienen que abandonar o cambiar el tratamiento debido a los efectos secundarios, es probable que los pacientes puedan seguir tomando de forma segura y durante décadas los fármacos anti-VIH de primera opción actualmente disponibles.

Las directrices de tratamiento antirretroviral europeas recomiendan que la terapia se inicie cuando el recuento de CD4 esté en torno a 350 células/mm3 (en directrices anteriores se aconsejaba comenzar el tratamiento con un recuento de CD4 que rondara las 200 células/mm3).

Uno de los principales motivos por el que los médicos se sintieron capaces de aconsejar que se empezara antes el tratamiento fue la disponibilidad actual de medicamentos anti-VIH que parecen ser seguros y únicamente provocan efectos secundarios leves.

Recuerda que si experimentas efectos secundarios, deberías comentarlo a tu médico. Si un efecto secundario persiste, no tienes por qué sufrirlo en silencio; casi siempre es posible hacer algo al respecto.

Primera terapia combinada anti-VIH recomendada

Si vas a comenzar a tomar por primera vez el tratamiento anti-VIH, se aconseja que lo hagas con una combinación de fármacos que incluya:

  • Efavirenz (Sustiva ó Stocrin). Se trata de un inhibidor de la transcriptasa inversa no análogo de nucleósido (ITINN) al que acompañarían:
  • Truvada. Es un comprimido combinado que contiene los inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido/nucleótido (ITIN/ITINt) emtricitabina (FTC) y tenofovir;

o también:

  • Kivexa. Se trata de un comprimido combinado que contiene los ITIN lamivudina (3TC) y abacavir.

Puedes encontrar más información sobre estos fármacos en el folleto de NAM: Medicamentos contra el VIH.

Aunque estos antirretrovirales habitualmente se muestran eficaces y seguros, también pueden provocar efectos secundarios. A continuación, se detallan algunos de los más frecuentes.

Efectos secundarios de efavirenz

Por lo general, el uso de efavirenz resulta bastante seguro y muy pocos pacientes tienen que dejar de tomarlo debido a los efectos secundarios. No obstante, no está exento de provocar algunos efectos, incluyendo problemas de concentración, mareos, trastornos del sueño, como insomnio (dificultad para dormir), sueños vívidos y pesadillas. También se han registrado como efectos no deseados del fármaco algunas alteraciones de la salud mental, como depresión, ansiedad y bajo estado de ánimo.

Estos efectos secundarios suelen ser más apreciables en las primeras semanas del tratamiento con efavirenz y luego disminuyen, o incluso desaparecen por completo. Sin embargo, un reducido número de personas experimentan problemas de sueño y de estado de ánimo más prolongados o graves debido al tratamiento con efavirenz. Algunos pacientes tienen que dejar de tomar el medicamento por esta causa.

Procura avisar a tu médico si desarrollas alguno de estos efectos secundarios.

En caso de que experimentes algún problema causado por efavirenz, deberías consultar con tu médico. Es posible que haya diversas opciones disponibles para ayudarte a reducir estos efectos secundarios. Una medida sencilla que puedes adoptar es evitar la toma de efavirenz junto con comidas ricas en grasas, ya que esto incrementará el nivel del fármaco en tu organismo, lo que a su vez puede aumentar los efectos secundarios. También puedes hablar con tu médico respecto al momento de tomar la dosis, ya que hacerlo aproximadamente una hora antes de acostarse hará que el nivel máximo del fármaco se alcance cuando ya estés dormido.

Si cuentas con un historial de problemas de salud mental es posible que efavirenz no sea tu mejor opción y, quizá, tendrías que comentar con tu médico otras posibilidades de tratamiento.

No deberías tomar efavirenz si estás pensando en quedarte embarazada. Existe un riesgo teórico de que pueda provocar defectos de nacimiento en el bebé. Si te quedas embarazada y estás tomando efavirenz, tendrías que pedir consejo a tu médico.

Efectos secundarios de Truvada

En general, los medicamentos contenidos en Truvada (emtricitabina [FTC] y tenofovir) son muy seguros y son muy pocos los pacientes que tienen que dejar de tomar este comprimido debido a los efectos secundarios.

No obstante, conviene saber que tanto FTC como tenofovir pueden provocar diarrea y náuseas (sensación de malestar). Un pequeño número de pacientes ha declarado sufrir mareos con el uso de tenofovir, mientras que como efectos secundarios de FTC se han registrado dolor de cabeza y problemas para dormir.

Si desarrollas estos síntomas, puedes aliviarlos con algunos medicamentos, tales como pastillas contra la diarrea, antináuseas (también conocidos como antieméticos) o analgésicos.

Existe una pequeña posibilidad de que, a largo plazo, se produzcan problemas en los huesos como resultado del tratamiento con tenofovir. Tu médico debería hacerte análisis periódicos para verificar los niveles de minerales en sangre con el fin de poder descartar que estés en riesgo de sufrir esta dolencia.

Tenofovir también puede ocasionar problemas renales, sobre todo en las personas que están tomando otros medicamentos que afectan a los riñones o en aquéllas que presentan otros factores de riesgo de sufrir enfermedades renales, como es el caso de la hipertensión o la diabetes. Tu médico debería hacerte análisis de sangre periódicos para hacer un seguimiento de la salud de tus riñones.

En ocasiones excepcionales, FTC puede provocar cambios en la coloración de la piel, especialmente en personas de etnias distintas a la blanca. Si éste es tu caso, deberías hablar con tu médico sobre tus opciones de tratamiento.

Efectos secundarios de Kivexa

De manera habitual, los medicamentos contenidos en Kivexa (lamivudina [3TC] y abacavir) son seguros. Pese a ello, abacavir puede provocar una reacción alérgica potencialmente peligrosa. Si estás considerando tomar un tratamiento con abacavir, es de vital importancia que antes realices una prueba para comprobar si tienes un gen llamado HLA-B*5701, que está vinculado con esta reacción alérgica. Si la prueba da positivo, no deberías tomar abacavir. Si el resultado es negativo, es muy improbable que vayas a tener la reacción alérgica, pero de todos modos tendrías que informar de inmediato a tu médico sobre cualquier síntoma de fiebre, exantema cutáneo (rash) o dolor de cabeza que presentes. Si dejas de tomar abacavir por haber tenido una reacción alérgica al fármaco, nunca debes volver a tomarlo de nuevo, ya que puede resultar muy peligroso, incluso mortal.

Algunos estudios (aunque no todos) han vinculado el empleo de abacavir con un mayor riesgo de ataque cardíaco, sobre todo en el caso de las personas que tienen otros factores de riesgo de enfermedades del corazón. Por este motivo, no se recomienda el uso de abacavir en estos pacientes.

Tanto abacavir como 3TC pueden provocar dolor de cabeza, náuseas, vómitos y diarrea. En general, estos efectos secundarios suelen ser leves y disminuir o desaparecer completamente transcurridas unas semanas de tratamiento. En caso necesario, tu médico también puede darte otros medicamentos para controlar estos efectos colaterales no deseados.

Un efecto secundario más excepcional de 3TC es la pérdida de pelo. Si te ocurre esto, deberías hablar con tu médico acerca de tus opciones de tratamiento.

Iniciar el tratamiento con un inhibidor de la proteasa

En vez de tomar efavirenz, existe la alternativa de basar el tratamiento antirretroviral en un tipo de fármacos conocidos como ‘inhibidores de la proteasa potenciados’ (estos inhibidores de la proteasa aumentan su acción anti-VIH gracias a una pequeña dosis de un segundo inhibidor de la proteasa, llamado ritonavir).

Los inhibidores de la proteasa recomendados a las personas que inician tratamiento por primera vez son:

  • lopinavir / ritonavir (Kaletra)
  • atazanavir (Reyataz) más ritonavir
  • darunavir (Prezista) más ritonavir
  • fosamprenavir (Telzir) más ritonavir
  • saquinavir (Invirase) más ritonavir

Efectos secundarios de los inhibidores de la proteasa potenciados

Los inhibidores de la proteasa parecen ser más propensos que efavirenz a causar efectos secundarios. El principal acontecimiento adverso asociado con los inhibidores de la proteasa (con la excepción de atazanavir) son problemas estomacales como la diarrea, sensación de mareo (náuseas) y vómitos. Al igual que sucede con muchos otros efectos secundarios, a menudo son más intensos durante las primeras semanas de tratamiento con un inhibidor de la proteasa, y suelen disminuir o desaparecer con el tiempo. Puedes tomar medicamentos para ayudarte a controlar la diarrea y dejar de sentirte mareado.

Kaletra, fosamprenavir y saquinavir pueden provocar un aumento de los niveles de grasas en sangre. Tendrás que hacerte análisis sanguíneos periódicos para medir los niveles de colesterol y azúcares en sangre. Los niveles de colesterol pueden reducirse siguiendo una dieta más sana, haciendo ejercicio o, en caso necesario, tomando un tratamiento con unos medicamentos llamados estatinas.

Atazanavir puede causar un amarilleo de la piel y los ojos que no es peligroso y que desaparece si se interrumpe el tratamiento con el fármaco.

Otras opciones si comienzas tratamiento por primera vez

El ITINN nevirapina (Viramune) supone una terapia alternativa para las personas que inician tratamiento por primera vez. Sólo está recomendado para determinados grupos de pacientes, en particular mujeres embarazadas o que están pensando en quedarse embarazadas y personas que desean evitar el uso de efavirenz debido a sus efectos secundarios.

Para las mujeres que están embarazadas o se están planteando quedarse encintas, una opción es el empleo de Combivir (comprimido que combina los ITIN zidovudina [AZT] y lamivudina [3TC]) más nevirapina, puesto que existen pruebas abundantes de que AZT resulta eficaz en la prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo.

Efectos secundarios de nevirapina

El principal efecto secundario que produce nevirapina es el exantema cutáneo (rash). Para reducir el riesgo de que se produzca, durante las dos primeras semanas de tratamiento, la dosis del fármaco recomendada es de 200mg una vez al día, para aumentarla después a 200mg dos veces al día. Sin embargo, un pequeño número de pacientes necesita cambiar de tratamiento debido al exantema que puede ocasionar este medicamento. Una cantidad aún menor de personas tienen que ser hospitalizadas por este problema. Muy rara vez, los pacientes desarrollan una dolencia grave de la piel llamada síndrome de Stevens-Johnson.

Nevirapina puede causar problemas en el hígado. Por este motivo, las mujeres no deberían iniciar el tratamiento con este fármaco si su recuento de CD4 está por encima de 250 células/mm3, mientras que en el caso de los hombres se recomienda que no comiencen el tratamiento con nevirapina si su recuento de CD4 está por encima de 400 células/mm3.

Efectos secundarios de Combivir

En general, no se aconseja el uso de Combivir (AZT y 3TC) a los pacientes que empiezan el tratamiento por primera vez, ya que AZT puede provocar pérdida de grasa en cara, extremidades y nalgas. El cambio de tratamiento de AZT a tenofovir puede conseguir una recuperación muy lenta de la grasa de las extremidades.

Fármacos no recomendados en el tratamiento antirretroviral de primera línea

Hay algunos medicamentos cuyo empleo ya no está recomendado y sólo se utilizan en determinadas circunstancias. Así, no se aconseja el ITIN estavudina (d4T, Zerit) a personas que dispongan de otras opciones de fármacos anti-VIH. Esto se debe a que provoca pérdidas de grasa en cara, extremidades y nalgas. También puede causar unos daños dolorosos en los nervios de las extremidades inferiores (un efecto secundario conocido como neuropatía periférica).

Uno de los motivos por el que el ITIN didanosina (ddI, Videx) no está recomendado en el tratamiento antirretroviral de primera línea es por los efectos secundarios que puede causar. Entre ellos se incluyen: neuropatía periférica, pancreatitis y un problema de salud poco habitual, pero que resulta desagradable  y puede ser peligroso-, denominado acidosis láctica. Más adelante, en este folleto se incluye información sobre estos efectos adversos.

Cambio de tratamiento debido a los efectos secundarios

El tratamiento anti-VIH tiene como objetivo mejorar tu salud. Si experimentas algún efecto secundario por el tratamiento es aconsejable asegurarse de que tu médico esté al tanto de ello. Casi siempre es posible tomar alguna medida para paliar estos problemas.

En determinadas circunstancias, puede ser que necesites, o desees, cambiar de tratamiento debido a los efectos secundarios. Es más probable que puedas hacerlo si tu virus presenta pocas resistencias -o ninguna- a los fármacos antirretrovirales y tu carga viral es indetectable. Si ése es el caso, deberías poder abandonar el fármaco que esté provocando el efecto secundario y cambiar a un tratamiento alternativo.

El cambio de tratamiento puede ser más complicado si tienes una carga viral detectable o si tu virus es resistente a algunos fármacos anti-VIH. Tu médico examinará los resultados de las pruebas de resistencia viral y luego debatirá contigo posibles opciones terapéuticas. Sin embargo, tener un virus con resistencias puede limitar el número de fármacos que puedes usar para reemplazar los que ya tomas.

También sería buena idea preguntar por los posibles efectos secundarios de los fármacos que estás valorando utilizar como reemplazo.

Tratamiento para las personas con mucha experiencia previa en fármacos anti-VIH

En los últimos años, han aparecido varios fármacos anti-VIH que ofrecen opciones de terapia muy importantes para los pacientes con mucha experiencia en tratamientos antirretrovirales, sobre todo para aquéllos que tienen virus resistentes.

Estos fármacos son especialmente eficaces contra el VIH, ya que actúan de un modo ligeramente distinto al de los antiguos fármacos antirretrovirales. Y son:

T-20 (enfuvirtida, Fuzeon)

maraviroc (Celsentri)

raltegravir (Isentress)

etravirina (Intelence)

Por lo general, se muestran seguros y sólo ocasionan unos efectos secundarios leves. La información disponible hasta el momento sugiere que pocos pacientes tienen que dejar de tomar estos fármacos debido a este problema.

De todos modos, es posible que debas tener en cuenta la posibilidad de que surjan algunos efectos no deseados.

Efectos secundarios de T-20

Se trata del único fármaco anti-VIH que se administra a través de una inyección. Los principales efectos secundarios que ocasiona incluyen dolor y endurecimiento de la zona de la piel donde se realizó la inoculación (precisamente, a menudo se denominan ‘reacciones en el punto de inyección’). Si necesitas tomar T-20, se te proporcionará información sobre el modo de inyección y cómo reducir el riesgo de desarrollar reacciones en el punto de inyección.

T-20 también puede provocar algunos efectos secundarios más raros, que te debería explicar tu médico antes de iniciar el tratamiento con el fármaco.

Efectos secundarios de maraviroc

El principal efecto secundario de maraviroc son las náuseas. Si éste es tu caso, conviene que sepas que muchas personas consiguen controlar este síntoma gracias a medicamentos específicos.

En un número reducido de pacientes, se registraron algunos efectos secundarios hepáticos graves. Si, además del VIH, también tienes hepatitis B o hepatitis C o bien sufres algún otro problema hepático, tu médico debería hacerte un seguimiento estrecho y controlar la salud de tu hígado mediante análisis de sangre.

Efectos secundarios de raltegravir

Algunos pacientes que tomaban raltegravir han declarado sufrir síntomas como sensación de mareo, dolores de estómago, sudoración y dolores en las articulaciones.

Efectos secundarios de etravirina

Etravirina puede provocar algún problema estomacal, como náuseas, vómitos y diarrea. Tu médico puede prescribirte algún medicamento para controlar estos síntomas en caso de que supongan un problema. Otros posibles efectos secundarios pueden ser hipertensión y cambios en la composición de la sangre. Como parte de la atención médica rutinaria del VIH, deberías realizar análisis periódicos para controlar estos síntomas.

Un reducido número de personas que tomaban etravirina desarrollaron un exantema grave entre tres y seis semanas después de empezar a tomar este medicamento. En los casos más graves, los pacientes presentaron reacciones cutáneas importantes que provocaron la aparición de ampollas y que la piel se levantara. Se trata de una reacción alérgica poco frecuente, pero muy grave, que incluso podría resultar mortal.

Si se produce una reacción de hipersensibilidad como ésta, es probable que el exantema cutáneo grave vaya acompañado de otros síntomas, como fiebre, cansancio extremo, conjuntivitis, hinchazón facial, dolor muscular y/o articular, o de síntomas que apunten a problemas hepáticos, como coloración amarilla de los ojos, orina de color oscuro, náuseas, vómitos o sensibilidad en la zona baja de las costillas.

Etravirina también puede provocar un exantema leve durante las primeras semanas de tratamiento. Sería aconsejable ponerse en contacto con tu clínica si desarrollas un exantema, de modo que puedan hacerle un seguimiento. Si se diagnostica una reacción de hipersensibilidad, el tratamiento con etravirina debería interrumpirse de inmediato.