Back to contents

Relaciones con una pareja sin VIH

De manera frecuente, las personas con VIH tienen parejas que no viven con el virus (a veces, se conocen como relaciones ‘serodiscordantes’).

En ocasiones, las relaciones entre personas de diferente estado serológico al VIH se consideran únicamente en términos de sexo y del riesgo de transmisión del virus.

El sexo es importante en muchas relaciones íntimas, pero pocas se basan sólo en el sexo a largo plazo. El aspecto sexual de las relaciones puede cambiar de forma significativa con el tiempo y su importancia varía para las parejas.

No obstante, de un modo u otro, es probable que el hecho de tener el VIH llegue a afectar a la forma en que tu pareja y tú os sentís en torno al sexo y que tenga implicaciones sobre el tipo de relaciones que mantengáis. La presencia de cualquier enfermedad en una relación puede afectar a las relaciones sexuales. Esto resulta especialmente cierto en el caso del VIH, ya que se puede transmitir por contacto sexual.

En consecuencia, es muy recomendable que tu pareja y tú habléis de este tema. Es posible que desees debatir acerca de cómo te sientes al practicar juntos el sexo cuando existe el riesgo de que se transmita el VIH y sobre cómo esto puede afectar a tu intimidad, deseo y rendimiento sexual.

También es aconsejable debatir sobre los modos de evitar que tu pareja adquiera el VIH.

Para muchas personas resulta difícil hablar de sexo, incluso con la persona más próxima a ellas. Si este es tu caso, probablemente desees debatir tus preocupaciones con alguien en tu clínica del VIH o en una organización de apoyo. Esto puede ayudarte a aclarar los pensamientos y a decidir qué te gustaría decir.

En ocasiones, el counselling para parejas puede ofrecerte la oportunidad de abordar con tu compañero o compañera temas difíciles gracias a la ayuda de un profesional capacitado. Es posible que en tu clínica o en una organización local del VIH sean capaces de facilitarte el que puedas acceder a estos servicios.

Un buen modo de prevenir la transmisión del VIH es utilizar preservativos. Si se usan de forma correcta y constante, permiten prevenir otras infecciones de transmisión sexual, así como evitar los embarazos no deseados.

El uso correcto de los preservativos supone una solución para algunas parejas, pero a otras les resulta difícil emplearlos todo el tiempo (o ni siquiera en ocasiones), mientras que otras más deciden no usarlos.

A lo mejor, algunos de los problemas relacionados con el uso de condones se pueden solucionar hablando del tema con tu pareja. También podría serte útil hablar con alguien en tu clínica, como por ejemplo, un asesor de salud. Los problemas prácticos que pueda entrañar el empleo de los preservativos resultan fáciles de resolver. Por ejemplo, en algunos casos, los preservativos masculinos de tamaño estándar se rompen porque son demasiado pequeños, o se deslizan porque son demasiado grandes, por lo que probar distintos tamaños permitiría encontrar una solución a estos problemas. El uso de condones femeninos (Femidoms) o de diferentes tipos de lubricantes puede dar variedad y mejorar la experiencia del empleo de preservativos. Los Femidoms, asimismo, pueden dar a las mujeres un mayor control para asegurarse de que se usa un preservativo.

Si te preocupa que pueda haberse producido una posible exposición al VIH (quizá porque se rompió o se salió el preservativo), existe la opción de la profilaxis post-exposición (PPE).

Sin embargo, en ocasiones, las dificultades con la utilización de los preservativos están más relacionadas con los sentimientos en torno al VIH, la confianza y la intimidad, por lo que hablar sobre cómo te sientes con tu pareja, o con un profesional -como un asesor de salud o el personal de counselling-, puede ser de ayuda en estos casos.

Si no estáis usando condones, es importante que tu pareja y tú entendáis y aceptéis los posibles riesgos y hayáis considerado qué impacto tendría para los dos si la otra persona adquiere el VIH. En estos momentos, se está produciendo un gran debate acerca de la capacidad de infección de las personas con VIH cuando están tomando un tratamiento antirretroviral y su carga viral es indetectable. En la sección dedicada a la capacidad de infección se tratará este tema en detalle.

Si tu pareja no tiene VIH, es posible que en tu clínica te puedan proporcionar un paquete de inicio de la profilaxis post-exposición para utilizar en caso de rotura o pérdida del preservativo. En la segunda parte de este folleto encontrarás más información sobre la PPE.

Community Consensus Statement on Access to HIV Treatment and its Use for Prevention

Together, we can make it happen

We can end HIV soon if people have equal access to HIV drugs as treatment and as PrEP, and have free choice over whether to take them.

Launched today, the Community Consensus Statement is a basic set of principles aimed at making sure that happens.

The Community Consensus Statement is a joint initiative of AVAC, EATG, MSMGF, GNP+, HIV i-Base, the International HIV/AIDS Alliance, ITPC and NAM/aidsmap
close

This content was checked for accuracy at the time it was written. It may have been superseded by more recent developments. NAM recommends checking whether this is the most current information when making decisions that may affect your health.

NAM’s information is intended to support, rather than replace, consultation with a healthcare professional. Talk to your doctor or another member of your healthcare team for advice tailored to your situation.