Back to contents

Carga viral

La carga viral es el término empleado para referirse a la cantidad de VIH en sangre. Cuanto más virus haya en ese fluido (y por tanto, mayor sea la carga viral), más rápido disminuirá el recuento de células CD4 y mayor será el riesgo de enfermar.

Las pruebas de carga viral miden la cantidad de material genético del VIH en sangre. Los resultados de una prueba de carga viral se expresan como el número de copias de ARN del VIH en un mililitro de sangre. Sin embargo, en general, tu médico se refiere a la carga viral simplemente como un número. Por ejemplo, una carga viral de 10.000 se consideraría baja y una de 100.000, alta.

Carga viral si no estás tomando tratamiento anti-VIH

Si no estás en tratamiento antirretroviral, se hará un seguimiento periódico de tu carga viral. Se hace así porque el nivel de ésta puede proporcionar información importante sobre el modo en que el virus podría afectar a tu salud si no estás siendo tratado. Entre las personas con el mismo nivel de CD4, las que tienen una carga viral elevada tienden a perder células CD4 y a enfermar con más rapidez.

Cuando no estás tomando terapia anti-VIH, el nivel de la carga viral puede fluctuar entre una prueba y otra. A menudo, los aumentos en la carga viral no son motivos de preocupación. Incluso en el caso de que se duplique la carga viral, podría no ser significativo.

Las vacunaciones (por ejemplo, contra la gripe) y las infecciones pueden provocar un aumento temporal de la carga viral. Tu médico debería tener esto en cuenta al examinar los resultados de las pruebas.

Al igual que en el caso del recuento de CD4, es mejor tener en cuenta la evolución temporal de la carga viral. Cuando los análisis evidencian un aumento constante de esta carga a lo largo de varios meses, o cuando su valor se multiplica por tres, es posible que sea motivo de preocupación.

Por ejemplo, un incremento de 5.000 a 15.000 no debería ser preocupante cuando no estás en tratamiento. Un aumento de 50.000 a 100.000, puede no ser significativo -se encuentra todavía dentro de los límites de error de la prueba-. Sin embargo, un incremento de 5.000 a 25.000 sí es significativo, ya que supone que la cantidad de virus en sangre se ha multiplicado por cinco desde la última prueba de carga viral.

Es probable que tu médico quiera repetir la prueba para confirmar esta tendencia.

A la hora de valorar la posibilidad de iniciar el tratamiento anti-VIH, uno de los factores que tu médico tratará contigo es el de la carga viral. Como se mencionó anteriormente, se recomienda iniciar la terapia antirretroviral cuando el recuento de células CD4 está en torno a 350. Especialmente, un grupo de personas que debería empezar el tratamiento en este momento son las que tienen una carga viral igual o superior a 100.000.

Carga viral si estás tomando tratamiento anti-VIH

Al comenzar a tomar el tratamiento antirretroviral, tu carga viral debería disminuir. El objetivo de este tratamiento es conseguir una carga viral indetectable. La carga viral debería haberse reducido hasta niveles no detectables en un período de tres a seis meses tras el inicio de la terapia anti-VIH.

Una vez empezado el tratamiento, el médico comprobará la carga viral al cabo de un mes y, de nuevo, doce semanas después de su inicio. A partir de entonces, la carga viral se controlará en períodos de tres a seis meses, junto con el recuento de CD4.

Carga viral indetectable

Todas las pruebas de carga viral tienen un valor de corte por debajo del cual no son capaces de detectar el VIH. Esto se llama el límite de detección y los métodos que se utilizan actualmente tienen un límite inferior de detección de 40 ó 50 copias/mL. Si tu carga viral está por debajo de ese valor, se dice que es ‘indetectable’. El objetivo del tratamiento anti-VIH es alcanzar esta carga viral indetectable.

No obstante, el hecho de que el nivel de VIH sea demasiado bajo como para poder medirse, no significa que el virus haya desaparecido de tu cuerpo. Todavía puede estar presente en la sangre, pero en cantidades demasiado bajas como para ser detectado. Las pruebas de carga viral sólo miden los niveles de VIH en sangre y éstos pueden ser diferentes de la carga viral en otras partes del cuerpo, como por ejemplo el intestino o los ganglios linfáticos.

Por qué conviene tener una carga viral indetectable

Existen distintos motivos por los que es deseable tener una carga viral indetectable.

En primer lugar, significa que corres menos riesgo de enfermar a causa del VIH. También reduce el riesgo de desarrollar algunas otras enfermedades graves. En la actualidad, existen abundantes pruebas de que el propio virus puede aumentar el riesgo de sufrir dolencias cardiovasculares (como la enfermedad cardíaca o la apoplejía).

En segundo lugar, una carga viral indetectable hace que el riesgo de que el VIH desarrolle resistencia a los fármacos antirretrovirales que estés tomando sea muy pequeño.

Por último, una carga viral indetectable reduce el riesgo de transmitir el VIH a otras personas. Más adelante, se tratará con detalle este punto.

Carga viral detectable si estás tomando tratamiento anti-VIH

Si tu carga viral no ha disminuido a niveles no detectables en el período de tres a seis meses tras el inicio de la terapia anti-VIH, tu médico te planteará la posibilidad de cambiar los fármacos antirretrovirales.

Si estás siguiendo un tratamiento anti-VIH y tu carga viral baja a niveles indetectables, pero en pruebas posteriores vuelve a hacerse detectable, es probable que tengas que cambiar tu terapia antirretroviral.

Tener una carga viral detectable cuando se está recibiendo una terapia anti-VIH puede suponer que el virus se vuelva resistente, no sólo a los fármacos antirretrovirales que estés tomando, sino también a otros fármacos similares.

Pruebas de resistencia

Antes de comenzar el tratamiento antirretroviral o de cambiar tus fármacos debido a una carga viral detectable, se debería realizar una prueba de resistencia.

Se trata de un análisis de sangre que permite determinar qué medicamentos antirretrovirales tienen la mayor posibilidad de que funcionen contra tu VIH.

Los resultados de las pruebas de resistencia son más precisos si tu carga viral es de 200 copias/mL o superior.

Repuntes transitorios de la carga viral

Las personas con una carga viral indetectable, a veces, experimentan lo que se denominan «repuntes transitorios» (o blips) en su carga viral. La carga viral aumenta desde valores indetectables hasta un nivel bajo, pero detectable, antes de convertirse en indetectable de nuevo en la siguiente prueba.

Los repuntes de carga viral no indican, necesariamente, que el tratamiento anti-VIH ya no funcione.

Existen diversas teorías sobre los motivos por los que se producen estos repuntes, incluyendo posibles «errores» en el laboratorio de pruebas o el padecer alguna infección, como un resfriado o la gripe. Un estudio evidenció que los repuntes temporales tuvieron mayor posibilidad de producirse en invierno, lo que podría respaldar la teoría de las infecciones como causa posible.

Si tienes una carga viral detectable en dos pruebas consecutivas, sería conveniente debatir con tu médico las posibles causas y, si es necesario, que cambies de tratamiento.

Carga viral y transmisión sexual del VIH

Si tienes una carga viral elevada en sangre, es posible que también la tengas alta en el semen o el fluido vaginal. Las personas con una carga viral elevada tienen una mayor capacidad de transmitir la infección a otras personas.

Al igual que el tratamiento anti-VIH reduce la carga viral en la sangre, también lo hace en el semen y el fluido vaginal.

Recientemente, se ha producido un intenso debate respecto a la capacidad de infección de los pacientes que están tomando tratamiento anti-VIH y tienen una carga viral indetectable en sangre.

Se trata de un tema controvertido y sobre el que constantemente está apareciendo información nueva. En el sitio web de NAM (www.aidsmap.com) puedes mantenerte al día de las novedades al respecto.

Carga viral y transmisión del VIH de madre a hijo

El tratamiento anti-VIH resulta muy eficaz en la prevención de la transmisión de madre a hijo del virus. Si estás embarazada o estás considerando la posibilidad de quedarte embarazada, es conveniente que consultes a tu médico con qué opciones de tratamiento antirretroviral cuentas.

Si tienes una carga viral indetectable durante el embarazo y en el momento del parto, el riesgo de que el VIH se transmita al bebé es muy bajo. No obstante, es muy importante realizar un seguimiento de tu carga viral y tu salud -y la del bebé- durante el embarazo y después de haber dado a luz.