Un gel de estrógenos podría proteger a las células del prepucio del VIH

Michael Carter
Published: 12 June 2008

Un gel de aplicación tópica que contiene estrógenos (una hormona femenina) parece ser capaz de bloquear la infección por VIH en unas células clave del prepucio, según un artículo publicado en la revista digital PLoS One. El equipo de investigadores cree que el compuesto, que ya está disponible como crema, es una “hormona sencilla, barata y fácilmente disponible, que podría crear una barrera viviente frente al VIH que conservaría las defensas naturales del interior del prepucio”.

Se estima que, en 2006, se produjeron cuatro millones de infecciones por VIH en todo el mundo, lo que eleva a 40 millones el número total de afectados. En ausencia de una vacuna, los expertos intentan descubrir nuevos métodos para prevenir la infección por el virus. Recientemente, se produjo cierta expectación respecto a los efectos protectores que la circuncisión tiene en los hombres cuando tres estudios, que contaron con voluntarios africanos heterosexuales, mostraron que esta intervención redujo el riesgo de infección por VIH en un 50-60%.

Se cree que la circuncisión ayuda a prevenir la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana, porque en el prepucio hay gran número de células de Langerhans (que son vulnerables al virus). Sin embargo, estas células también forman parte de las defensas naturales del organismo frente al VIH y sólo se hacen vulnerables a la infección por el virus cuando son expuestas a grandes cantidades de viriones del mismo.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Melbourne (Australia) planteó la hipótesis de que, en lugar de eliminar este mecanismo de defensa natural mediante la circuncisión, podría ser preferible reforzarlo engrosando la capa protectora de queratina que cubre las células de Langerhans, disminuyendo así su exposición al VIH.

Los estudios de laboratorio han demostrado que la aplicación de estriol (una forma sintética de estrógeno) en la vagina de monos tipo rhesus reduce su riesgo de infección por el virus de la inmunodeficiencia símica (VIS), un virus íntimamente relacionado con el VIH. Los expertos descubrieron que un mayor nivel de queratina en el tejido vaginal protegió a los monos de la infección por el virus.

Sobre la base de estos resultados, un equipo de expertos australiano realizó una serie de estudios para comprobar si la crema de estriol ayudaba a proteger del VIH a las células del prepucio.

En primer lugar, en su estudio se emplearon prepucios extirpados durante una circuncisión quirúrgica a seis hombres de entre 30 y 65 años. Su análisis demostró que las células del interior del mismo respondieron a la administración tópica del estrógeno.

Posteriormente, se estudió la capacidad de la crema de estriol para provocar la queratinización del interior del prepucio en los voluntarios. Con este fin, se empleó de forma diaria una crema de aplicación tópica en el interior del prepucio de dos hombres. En 24 horas, este tratamiento produjo un aumento significativo de los niveles de queratina protectora sobre las células del prepucio. Este efecto protector se prolongó por cinco días tras la interrupción de la aplicación de la crema.

“Nuestros hallazgos demuestran que la aplicación tópica de estrógenos puede inducir una queratinización rápida del interior del prepucio. Se necesitan más estudios para determinar si esto puede proteger las células de Langerhans del contacto con los viriones del VIH”, escriben los autores.

Se señala que la crema de estriol contiene una concentración tan pequeña de estrógeno que su uso es seguro y no provocará efectos secundarios sistémicos, como el crecimiento de los senos en los hombres.

El equipo de investigadores sugiere que los hombres circuncidados siguen siendo vulnerables frente al VIH, porque su prepucio no ha sido completamente eliminado y las células que quedan en la zona restante siguen siendo susceptibles a la infección. La aplicación de una crema de estrógenos podría favorecer el desarrollo de una capa protectora de queratina sobre esas células.

Por otro lado, en ocasiones, puede haber obstáculos significativos para la realización de la circuncisión y el empleo de un gel de estrógenos podría suponer una alternativa segura y aceptable allí donde dicha intervención resulta inaceptable o no práctica.

“El tratamiento con estrógeno podría constituir una alternativa o complemento muy valioso a la circuncisión quirúrgica para reducir la incidencia de infección por VIH en hombres”, concluyen los expertos.

Referencia

Pask AJ, et al. Topical oestrogen keratinises the human foreskin and may help prevent HIV infection. PLos One 3:6, e2308.

Traducción: a href= http://www.gtt-vih.org/>Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).