La vacuna del VPH parece prometedora para pacientes con VIH y NIA

Christopher Gadd
Published: 26 May 2006

Una vacuna realizada a partir fragmentos del virus del papiloma humano (VPH) resulta segura para su uso en pacientes con VIH con un alto grado de neoplasia intraepitelial anal (NIA), según los resultados de un ensayo clínico publicados en la edición del 12 de mayo de la revista AIDS. El estudio también proporcionó indicios preliminares de que la vacuna podría ser útil para tratar la enfermedad.

La NIA es una enfermedad precancerosa provocada por la infección de las células del ano por formas de "alto riesgo" del VPH, el virus que provoca verrugas. Si no se trata, la NIA puede progresar a cáncer anal y es más habitual en hombres gay que entre la población de hombres en general. También es habitual entre hombres y mujeres con VIH y por lo general no se resuelve después de que los pacientes inician la terapia antirretroviral.

Entre los tratamientos actualmente disponibles para NIA están la extirpación quirúrgica, el empleo de radiación infrarroja y el tratamiento con ácido tricloroacético. Sin embargo, estas medidas a menudo no son completamente eficaces para tratar la enfermedad, especialmente cuando está muy extendida o se encuentra diseminada en numerosos sitios en el ano o la zona circundante.

Un grupo de investigadores de la Universidad de California en San Francisco (EE UU) quiso valorar la seguridad de una nueva vacuna en pacientes con VIH con NIA de alto grado, tras el éxito de una vacuna similar en un grupo de pacientes sin VIH. Los autores emplearon SGN-00101, también denominada HspE7, una vacuna realizada a partir de la proteína E7 del VPH del tipo 16 combinada con una proteína proveniente de una bacteria.

Trece hombres y dos mujeres con NIA de alto grado recibieron tres inyecciones de la vacuna en el muslo en intervalos de cuatro semanas. Cinco pacientes recibieron cada uno 100, 500 y 1.000 microgramos en cada inyección. Todos los pacientes eran mayores de dieciocho años y estaban tomando tratamiento anti-VIH, con recuentos de células CD4 superiores a 200 células/mm3 y cargas virales por debajo de 500 copias/ml.

Las inyecciones se toleraron bien, sin que se produjeran efectos secundarios graves relacionados con la vacuna. Todos los participantes sufrieron reacciones en el punto de inyección, aunque sólo en un caso fueron graves. Los pacientes a los que se les dieron dosis más altas tendieron a tener peores reacciones.

Las inyecciones no afectaron a las cargas virales de VIH de los pacientes, y aunque se produjeron descensos de los recuentos de células CD4 y CD8 de los pacientes en las veinticuatro semanas posteriores a la primera inyección, estos cambios fueron pequeños y la vacuna no alteró la relación de células T CD4 /CD8.

Cuatro pacientes mostraron una regresión parcial de la NIA desde grados 2 o 3 a grado 1 tras 48 semanas, dos de ellos recibieron inyecciones de 100 microgramos y los otros dos, de 200 microgramos.

Un paciente, que recibió inyecciones de 1.000 microgramos de SGN-00101, mostró una regresión completa de la NIA desde grado 3. Este paciente, junto con dos de los que respondieron parcialmente, también mostró un aclaramiento del VPH en las muestras anales. Por el contrario, ninguno de los diez pacientes que no mostraron regresión de la NIA presentó aclaramiento de la infección por VPH.

"Éste es el primer estudio que informa de una vacuna terapéutica dirigida contra los antígenos del VPH para tratar NIA de alto grado en pacientes con VIH", escribe el grupo de investigadores. "Nuestros resultados muestran que la vacuna es segura y bien tolerada en estas personas."

El grupo investigadores señaló que su estudio no pudo demostrar si la vacuna era eficaz para tratar NIA, ya que era demasiado pequeño y no contaba con un grupo control. "Sin embargo, [nuestros datos] apoyan la necesidad de realizar otros estudios con SGN-00101 para tratar NIA de alto grado en pacientes con VIH", escriben los autores. "La única respuesta completa se produjo en la cohorte de 1.000 microgramos y recomendamos que los futuros estudios se realicen empleando esta dosis."

Prevalencia del VPH

En segundo estudio publicado en la misma edición de la revista AIDS, un grupo de médicos de Barcelona (España) informó de la prevalencia de la infección por VPH en una cohorte de 74 hombres con VIH provenientes de sus clínicas.

Descubrieron altos niveles de infección por VPH en los anos, penes y bocas de estos hombres. El VPH puede desembocar en cáncer en cualquiera de estas áreas del cuerpo, pero muchos de los hombres no presentaban signos de enfermedad a pesar de estar infectados por el virus.

En general, el 78% de los hombres presentaba infección anal por VPH, teniendo el 43% de ellos células anales anómalas, incluyendo NIA. El consumo de alcohol fue el único factor relacionado con la infección por VPH en el ano, aunque tener una carga viral superior a 400 copias/ml y practicar sexo anal receptivo más de cinco veces estuvo relacionado con anomalías anales.

Se encontró infección por VPH en el pene en el 36% de los hombres y en la boca en el 30%. En el 46% de los hombres se descubrió infección simultánea en dos o más sitios del cuerpo.

La cohorte incluyó a 40 hombres gay, 12 bisexuales y 22 heterosexuales, pero no hubo diferencias significativas en las tasas de infección entre los hombres gay o bisexuales y los heterosexuales.

"Nuestros descubrimientos apoyan la necesidad de realizar un seguimiento más estrecho de todos los pacientes coinfectados por VIH/VPH a fin de detectar cambios cancerígenos precoces en el ano, pene y boca", escriben los autores.

Afirman que sus descubrimientos sobre la infección por VPH en el pene puede ser importante para la propagación del virus: "La tasa de infección por VPH de alto riesgo en el pene puede influir en la extensión de la enfermedad y obliga a todos los pacientes coinfectados a emplear condones, incluso para practicar sexo oral", escriben los autores. Sin embargo, se necesita llevar a cabo más estudios para determinar si el uso de condón reduce la transmisión del virus del papiloma humano en hombres con VIH.

Referencias: Palefsky JM et al. A trial of SGN-00101 (HspE7) to treat high-grade anal intraepithelial neoplasia in HIV-positive individuals. AIDS 20: 1151-1155, 2006.

Sirera G et al. High prevalence of human papillomavirus infection in the anus, penis and mouth in HIV-positive men. AIDS 20: 1201-1203, 2006.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).