Un estudio demuestra el valor de las pruebas de resistencia antes de iniciar tratamiento del VIH

Michael Carter
Published: 04 May 2006

Emplear una prueba de resistencia antes de iniciar por primera vez una terapia anti-VIH puede significar que pacientes con VIH cuyo virus presenta resistencia primaria a fármacos ofrezcan una respuesta tan buena a la terapia antirretroviral como los pacientes con VIH de tipo salvaje, según ha descubierto un estudio alemán publicado en la edición del 15 de abril de Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes. El estudio fue realizado entre 2001 y 2003 y contó con 296 personas que iniciaron terapia anti-VIH en el lander alemán de Renania Septentrional-Westfalia.

Los resultados del estudio implican que todos los pacientes que inician terapia del VIH en el lander ahora cuentan con una prueba de resistencia para comprobar la presencia de resistencia primaria a fármacos antes de iniciar el tratamiento antirretroviral. Las directrices de tratamiento de la Asociación Británica del VIH recomiendan que todas las personas con VIH en Reino Unido deberían someterse a una prueba de resistencia antes de iniciar tratamiento antirretroviral.

Cada vez es mayor la proporción de personas que se infectan por una cepa del VIH resistente a fármacos anti-VIH. Esto puede significar que estas personas tienen menos probabilidades de lograr una supresión del VIH a niveles indetectables cuando inician el tratamiento anti-VIH. El VIH resistente puede persistir durante años tras su adquisición y por lo tanto las pruebas de resistencia pueden ayudar a seleccionar una combinación de fármacos anti-VIH con las mayores probabilidades de lograr una supresión virológica en pacientes cuyo virus presenta resistencia primaria.

Por consiguiente, el grupo de doctores alemanes realizó pruebas de resistencia genotípica a todos los pacientes que iniciaron tratamiento anti-VIH por primera vez en 42 centros de tratamiento en el lander de Renania Septentrional-Westfalia, donde vive más del 20% de los pacientes con VIH de Alemania. Los autores del estudio compararon la respuesta virológica al tratamiento en pacientes con resistencia primaria cuyo régimen de tratamiento había sido seleccionado en base a los resultados de las pruebas de resistencia con los resultados del tratamiento en pacientes con VIH completamente sensible a fármacos.

Los 296 pacientes incluidos en el análisis de los investigadores tenían una mediana de edad de 39 años, el 75% eran hombres, el 77% era de raza blanca, el 40% había sido diagnosticado de SIDA, la mediana del recuento de células CD4 fue de 177 células/mm3 y la mediana de la carga viral fue de 171.000 copias/ml.

Las pruebas genotípicas demostraron que 30 pacientes (el 11%) presentaban VIH con resistencia primaria a fármacos, teniendo el 9% VIH con resistencia a fármacos de la familia de los inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósido (ITIN), un 4%, VIH con resistencia a la familia de los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósido (ITINN) y un 2%, a los inhibidores de la proteasa (IP).

Se seleccionó un amplio rango de regímenes antirretrovirales en función de estas pruebas de resistencia. Se observó fracaso virológico (una carga viral superior a 50 copias/ml tras un año de tratamiento) en el 13% de los pacientes cuyo VIH presentaba resistencia primaria y en el 13% de los pacientes con VIH de tipo salvaje. El grupo de investigadores a continuación examinó la respuesta virológica a seis meses y un año mediante análisis tipo “intención de tratar” y “en tratamiento”. Los autores descubrieron que no hubo diferencia en la respuesta al tratamiento entre los pacientes con VIH de tipo salvaje y los pacientes con VIH con resistencia primaria cuyo régimen antirretroviral fue seleccionado en función de la prueba de resistencia genotípica.

Se observaron aumentos similares del recuento de células CD4 en ambos grupos de pacientes a seis meses (tipo salvaje, 310 células/mm3 frente a resistencia primaria, 376 células/mm3, diferencia no significativa) y a doce meses (tipo salvaje 361 células/mm3 frente a resistencia primaria 410 células/mm3, diferencia no significativa). Se empleó análisis multivariable para comprobar si factores como sexo, origen étnico, recuento de células CD4 y carga viral al inicio afectaban al resultado del tratamiento. No se descubrieron relaciones significativas.

“Nuestro estudio demuestra una eficacia virológica e inmunológica similar en TARGA de primera línea basada en pruebas de resistencia genotípica en pacientes que albergan virus con resistencia primaria en comparación con pacientes con virus de tipo salvaje”, escriben los autores.

Referencia: Oette M et al. Primary HIV drug resistance and efficacy of first-line antiretroviral therapy guided by resistance testing. J Acquir Immune Defic Syndr 41: 573 – 581,2006.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).