Aumentan los nuevos casos de sífilis y gonorrea resistente

Michael Carter
Published: 14 November 2005

Casi dos tercios de todos los nuevos casos de infección por sífilis que se registran en Estados Unidos tienen como protagonistas hombres gay o bisexuales, según estadísticas del gobierno de EE UU hechas públicas el 8 de noviembre. Los datos anuales de vigilancia de salud sexual también han mostrado que incluso aunque el número de nuevos casos de gonorrea han descendido a los niveles más bajos de todos los tiempos en EE UU, una cuarta parte de casos de infección en hombres gay se produjo con una cepa de gonorrea que era resistente al tratamiento oral con antibióticos de primera línea recomendado.

“Los hombres gay y bisexuales deberían ser conscientes de la amenaza de las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual)”, afirmó un portavoz de los Centros de Control y Vigilancia de Enfermedades de EE UU (CDC en sus siglas inglesas) que fueron los que reunieron las cifras.

En total, se registraron 7.177 casos de sífilis primaria o secundaria en 2004, un aumento del 8% respecto al año anterior. La mayoría de estas nuevas infecciones se produjeron entre hombres, y desde el año 2000, el 81% de todas las nuevas infecciones por sífilis se produjo en hombres.

El aumento de nuevos casos de sífilis está particularmente destacado entre hombres gay y bisexuales. En el año 2000, sólo el 5% de los casos de sífilis se producía en hombres gay, sin embargo, en 2004 este porcentaje se ha disparado al 64%.

Por primera vez en diez años, el número de nuevos casos de sífilis entre afroamericanos también aumentó en 2004, siendo el número de nuevas infecciones un 16% mayor que el año anterior.

Los recientes aumentos de los casos de sífilis entre los hombres gay en EE UU también se han observado en otros países industrializados. Desde 1999, se han observado aumentos de casos de sífilis entre la población gay masculina en Londres, Manchester y otras ciudades con gran población gay. Se consideró que el sexo oral fue el modo de transmisión más probable en un número significativo de casos. Los datos de vigilancia de Reino Unido y otros países también indican que los hombres gay con VIH han sido afectados por la infección de una manera desproporcionada.

A pesar de que el número total de casos de gonorrea disminuyó en EE UU en 2004 en un 2%, los CDC informan de que se produjo un aumento de la incidencia de infecciones que presentaban resistencia a los antibióticos de fluoroquinolona (como por ejemplo Cipro), de un 4% a un 7% en 2004.

La resistencia a las fluoroquinolonas fue ocho veces mayor entre los hombres gay con gonorrea que entre los heterosexuales (24% frente al 3%). Las directrices de EE UU para el tratamiento de la gonorrea han sido recientemente modificadas debido a la alta incidencia de resistencia a los antibióticos. Actualmente se recomienda que los hombres gay ya no sean tratados con fármacos de la familia de las fluoroquinolonas. Esta familia de antibióticos tampoco está recomendada para el tratamiento de cualquier gonorrea en California o Hawai.

Las directrices de tratamiento británicas para la gonorrea fueron modificadas en 2003, cuando se descubrió que el 10% de todos los nuevos casos de infección eran resistentes a Cipro y otros fármacos similares.

“Las ETS aumentan el riesgo de transmisión del VIH hasta en cinco veces”, afirmó un portavoz de los CDC. “El aumento de ETS podría indicar un potencial aumento de nuevas infecciones por VIH entre hombres gay”, advirtió.

Sin embargo, el aumento de las tasas de infecciones de transmisión sexual no significa necesariamente que el número de nuevas infecciones por VIH vaya a aumentar. Las actividades sexuales, como el sexo oral sin protección, que implica un riesgo significativo de transmisión de una infección bacteriana, no supone un alto riesgo de transmisión del VIH. Un estudio realizado en Los Ángeles y San Francisco (EE UU) demostró que incluso aunque el número de nuevos casos de sífilis aumentó de forma masiva entre 1999 y 2002, el número de nuevas infecciones por VIH permaneció estable.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).