Back to contents

Sexo vaginal

Las relaciones sexuales vaginales sin preservativo implican un riesgo elevado de transmisión del VIH, tanto para el hombre como para la mujer, aunque es mayor en el caso de esta última, probablemente debido al tipo de tejido presente en el interior de la vagina y el cuello uterino (o cérvix). Sin embargo, el riesgo de que una mujer con VIH transmita el virus a su pareja masculina durante el sexo vaginal sin protección también es alto.

Si cualquiera de los dos miembros de la pareja presenta una infección de transmisión sexual, el riesgo de transmisión del VIH podría aumentar (dado que las ITS pueden causar lesiones o inflamaciones del tejido en la zona genital), como ocurriría con cualquier otro problema que ocasione daños en los tejidos de la zona genital masculina o femenina. El riesgo, asimismo, aumenta si la persona con VIH tiene una carga viral elevada o si es el hombre el que tiene el virus y eyacula dentro de su pareja.

El sexo vaginal sin protección también puede provocar un embarazo no deseado. Si habéis mantenido relaciones sexuales sin protección y os preocupa la posibilidad de que se produzca un embarazo, se pueden encontrar anticonceptivos de emergencia sin receta tanto en las clínicas como en las farmacias.

Community Consensus Statement on Access to HIV Treatment and its Use for Prevention

Together, we can make it happen

We can end HIV soon if people have equal access to HIV drugs as treatment and as PrEP, and have free choice over whether to take them.

Launched today, the Community Consensus Statement is a basic set of principles aimed at making sure that happens.

The Community Consensus Statement is a joint initiative of AVAC, EATG, MSMGF, GNP+, HIV i-Base, the International HIV/AIDS Alliance, ITPC and NAM/aidsmap
close

This content was checked for accuracy at the time it was written. It may have been superseded by more recent developments. NAM recommends checking whether this is the most current information when making decisions that may affect your health.

NAM’s information is intended to support, rather than replace, consultation with a healthcare professional. Talk to your doctor or another member of your healthcare team for advice tailored to your situation.