Back to contents

Otras actividades sexuales

Existen numerosas actividades sexuales que resultan completamente seguras. Por ejemplo, los besos y las caricias no entrañan ningún riesgo de transmisión del VIH. La masturbación a una pareja con VIH tampoco representa ningún riesgo, a menos que la otra persona presente un corte abierto, una llaga u otra herida en la mano.

Algunas actividades implican en sí mismas un riesgo muy pequeño de transmitir el VIH, pero existe la posibilidad de que dañen los tejidos del recto o la vagina, lo que aumenta el riesgo para la práctica de otras actividades. Por ejemplo, el fisting (introducción del puño en el recto o la vagina) supone un riesgo de transmisión muy bajo, pero puede causar lesiones en los tejidos de la zona, lo que a su vez aumenta el riesgo de infección durante las relaciones sexuales anales o vaginales sin protección.

El VIH puede transmitirse por compartir juguetes sexuales, a no ser que se recubran con preservativos o se desinfecten antes de que lo usen personas distintas. También pueden ocasionar daños en los tejidos.

Aunque algunas de las actividades sexuales presenten un riesgo bajo de infección por VIH, pueden entrañar un mayor riesgo de adquirir otras infecciones de transmisión sexual (véase la información sobre las ITS en la tercera parte de este folleto).

Community Consensus Statement on Access to HIV Treatment and its Use for Prevention

Together, we can make it happen

We can end HIV soon if people have equal access to HIV drugs as treatment and as PrEP, and have free choice over whether to take them.

Launched today, the Community Consensus Statement is a basic set of principles aimed at making sure that happens.

The Community Consensus Statement is a joint initiative of AVAC, EATG, MSMGF, GNP+, HIV i-Base, the International HIV/AIDS Alliance, ITPC and NAM/aidsmap
close

This content was checked for accuracy at the time it was written. It may have been superseded by more recent developments. NAM recommends checking whether this is the most current information when making decisions that may affect your health.

NAM’s information is intended to support, rather than replace, consultation with a healthcare professional. Talk to your doctor or another member of your healthcare team for advice tailored to your situation.