Niveles bajos de colesterol HDL, factor de riesgo modificable de tipo coronario más importante en pacientes con VIH

Michael Carter
Published: 24 February 2011

Tener un nivel reducido de colesterol HDL (ligado a lipoproteínas de alta densidad) constituye un factor de riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular en pacientes con VIH que tiene una mayor importancia que el consumo de tabaco, el colesterol total, la presión arterial o el sexo, según informa un equipo de investigadores irlandés en la edición digital de la revista AIDS.

El equipo de investigadores descubrió que un nivel bajo de colesterol HDL supuso el segundo factor de riesgo total (sólo detrás de la edad) de desarrollar una enfermedad cardiovascular [ECV].

"Nuestros  datos ponen de manifiesto la importante contribución que tienen los niveles reducidos de colesterol HDL sobre el riesgo de sufrir una ECV entre los pacientes con VIH", comentan los autores.

A menudo, el colesterol HDL es conocido como ‘colesterol bueno’ y el hecho de tener unos niveles adecuados del mismo está relacionado con un menor riesgo de padecer enfermedad cardiovascular, entre otras dolencias.

Existe una alta prevalencia de niveles bajos de colesterol HDL entre las personas con VIH. Las razones no están claras, pero podrían incluir la acción del propio virus o los efectos secundarios de algunos medicamentos antirretrovirales.

Un equipo de investigadores del Hospital Universitario Mater Misericordiae de Dublín (Irlanda) decidió determinar la contribución que tenían los niveles reducidos de colesterol HDL sobre el riesgo cardiovascular en los pacientes con VIH.

En consecuencia, llevaron a cabo un estudio transversal en el cual se hizo un seguimiento de los niveles de colesterol HDL (además de otros factores de riesgo cardiovascular conocidos) en 127 pacientes que recibieron atención en dicho hospital entre los años 2008 y 2010.

La mediana de edad de los pacientes fue de 37 años, dos terceras partes eran hombres y el 58% eran de etnia blanca. El recuento mediano de CD4 fue de 378 células/mm3 y el 65% de los pacientes estaba tomando una terapia antirretroviral, de los que el 83% presentaba una carga viral indetectable.

Muchos de los pacientes mostraban factores de riesgo conocidos de desarrollar enfermedad cardiovascular: más de la tercera parte (38%) eran fumadores, el 20% tenía un historial familiar de enfermedades cardiovasculares y el 11% padecía una presión arterial elevada.

El seguimiento de los niveles de colesterol evidenció que el 3% de las personas tenía el colesterol total elevado, el 5% tenía alto el colesterol LDL (ligado a lipoproteínas de baja densidad, conocido también como ‘colesterol malo’) y el 53%, un nivel pequeño de colesterol HDL.

Mediante la escala de Framingham, se valoró el riesgo a diez años de desarrollar una enfermedad cardiovascular, y se concluyó que 110 pacientes tenían un riesgo bajo, doce presentaban un riesgo moderado y cinco, un riesgo elevado.

El equipo de investigadores se encontró que el mayor factor de riesgo de padecer enfermedad cardiovascular lo constituyó la edad, que llegó a representar el 41% del riesgo.

Sin embargo, el siguiente factor más importante fue el nivel reducido de colesterol HDL, que fue responsable del 18% del riesgo. Esto superó con mucho al riesgo atribuido al hecho de fumar (7%), a los niveles de colesterol total (4%) y al sexo (2%).

Los autores demostraron que el potenciar los niveles de colesterol HDL ofreció importantes beneficios sobre la salud.

Aumentar un 20% los niveles de colesterol HDL supuso que cinco pacientes que anteriormente habían sido clasificados como en situación de riesgo moderado de desarrollar una enfermedad cardiovascular en los siguientes diez años fueron reclasificados como en situación de riesgo bajo, y un paciente pasó del grupo de riesgo alto al de riesgo moderado.

Si se aumentasen los niveles de colesterol HDL entre un 20 y un 40%, entonces el doble de pacientes vería reducido su riesgo.

El equipo de investigadores afirma que esto tendría un impacto sobre las tasas de enfermedad cardiovascular: Un aumento del 20% [del nivel de colesterol HDL] se traduciría en 1,26 acontecimientos cardiovasculares menos a lo largo de diez años, mientras que un aumento del 40% evitaría 2,41 acontecimientos de este tipo a lo largo de dicho período.

"En una cohorte de pacientes con VIH, los niveles de colesterol HDL tuvieron una mayor contribución al riesgo de sufrir ECV que fumar, los niveles de colesterol total, la presión arterial o el sexo del paciente", comentan los investigadores.

Reconocen, por otra parte, que su estudio contaba con la limitación de su pequeño tamaño de muestra. No obstante, destacan que su cohorte resultaba "representativa de una población contemporánea de personas infectadas por VIH".

Los autores concluyen: "Es necesario llevar a cabo más estudios para poder explicar por qué los niveles de colesterol HDL son bajos en los pacientes con VIH e identificar posibles dianas terapéuticas”.

Referencia

Cotter AG, et al. High-density lipoprotein levels and 10-year cardiovascular risk in HIV-infected patients. AIDS 25: online edition (DOI: 10.1097/QAD.ob013e3283450f0), 2011 (En esta dirección podrás encontrar el texto completo [de pago]).