Azitromicina, un tratamiento eficaz para la sífilis precoz,

Michael Carter
Published: 26 September 2005

Una dosis única de un antibiótico oral proporciona un tratamiento para la sífilis, tanto precoz como latente, equivalente a la inyección de penicilina actualmente recomendada, según un estudio recogido en la edición del 22 de septiembre de la revista médica New England Journal of Medicine. Los investigadores descubrieron que con una única dosis oral de 2 gramos de azitromicina (Zitromax, Zithromax) se alcanzaban tasas de curación de los chancros sifilíticos comparables a las de penicilina G benzatina, y que las tasas de curación de las personas tratadas con azitromicina a tres, seis y nueve meses, eran equivalentes a las observadas en pacientes tratados con inyecciones de penicilina.

Lo que es más, un porcentaje superior al 50% de la población del estudio vivían con VIH y se descubrió que la azitromicina supuso para ellos un tratamiento contra la sífilis tan eficaz como las inyecciones de penicilina. Sin embargo, los investigadores apuntan que se ha encontrado una cepa de sífilis resistente a la azitromicina en personas con VIH en Estados Unidos e Irlanda.

Muchas directrices de tratamiento para la sífilis precoz recomiendan una única inyección intramuscular con 2,4 millones de unidades (MU) de penicilina G benzatina. Las principales ventajas de este tratamiento son su bajo coste y el escaso riesgo de desarrollo de resistencias. Sin embargo, la inyección puede ser dolorosa, se necesita personal sanitario cualificado para administrarla, muchos pacientes informan de alergia a la penicilina y en entornos con pocos ingresos, existe el riesgo de transmisión de organismos contenidos en la sangre (incluyendo el VIH) si se reutiliza el equipo de inyección.

La azitromicina es un antibiótico macrólido. Tiene una vida media de 68 horas en tejidos y se ha comprobado que constituye un tratamiento eficaz para las infecciones de transmisión sexual, incluyendo la clamidia y la gonorrea (aunque las actuales directrices de tratamiento del Reino Unido no recomiendan su uso contra esta infección). Los estudios piloto sugieren que puede proporcionar un tratamiento seguro y eficaz contra la sífilis. Por tanto, los investigadores llevaron a cabo un estudio controlado aleatorizado para comprobar si una dosis única de 2 gramos de azitromicina era equivalente al tratamiento estándar de la inyección de 2,4 MU de penicilina G benzatina como tratamiento de la sífilis precoz.

El estudio se realizó entre 2000 y 2004 e incluyó a 328 personas con sífilis precoz o latente en Tanzania. Un total de 25 personas tenía sífilis precoz, indicada por la presencia de chancros, y los restantes pacientes tenían sífilis latente. Los pacientes fueron asignados de forma igualmente aleatoria para recibir azitromicina o penicilina.

La edad media de los pacientes era de 27 años, un 72% eran mujeres y un 52% tenía VIH.

De los 25 pacientes con sífilis precoz, los chancros se curaron en dos semanas de tratamiento en el 63% de los pacientes y estaban en proceso de curación en el resto de los pacientes. No hubo diferencias significativas en estas tasas entre los brazos de azitromicina y penicilina. A los tres meses, los chancros se habían curado completamente en todos los pacientes.

Se compararon las tasas de curación, indicadas por la comprobación de la cantidad de sífilis en sangre usando pruebas PCR, en los dos brazos del estudio a los tres, seis y nueve meses. En cada punto, había sido curado un número equivalente de pacientes tratados con azitromicina y con penicilina (mes tres un 59% frente a un 60%, mes seis 86% frente a 82%, mes nueve 98% frente a 95%).

Azitromicina y penicilina funcionaron igualmente bien en pacientes con VIH, con tasas de curación comparables en los meses tres (60% frente a 66%), seis (81% frente a 81%) y nueve (94% frente al 95%).

Los efectos secundarios de los que se quejaron los pacientes tratados con azitromicina incluyeron náuseas (9%), dolor de estómago (4%), diarrea (1%) y vómitos (1%).

“Este ensayo controlado aleatorizado, ha proporcionado una evidencia clara de que una dosis única de azitromicina es tan eficaz como una dosis de 2,4 MU de penicilina G benzatina en el tratamiento de la sífilis precoz”, comentaron los investigadores.

Aunque ninguno de los pacientes del estudio sufría sífilis resistente a la azitromicina, los investigadores apuntaron que un estudio en Estados Unidos e Irlanda descubrió que se había observado la existencia, en hombres gay con VIH, de una variedad de la infección (la cepa de la calle 14) con una mutación de carácter natural que le confería resistencia a la azitromicina.

Los investigadores hicieron un comentario sobre las altas tasas de curación observadas en pacientes con VIH independientemente del tratamiento recibido. No obstante, existe la preocupación por el hecho de que los pacientes con VIH puedan correr un riesgo mayor de padecer neurosífilis y los investigadores no obtuvieron muestras de fluido cerebroespinal para descartar esto.

“Nuestros descubrimientos apoyan el uso más amplio de [azitromicina] en los programas de control de sífilis”, concluyen los investigadores.

Referencias: Riedner G et al. Single-dose azithromycin versus penicillin G benzathine for the treatment of early syphilis. N Eng J Med 353: 1236 – 1244, 2005.

Traducción: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt).